Carta abierta a Salvador Sostres: la endorfinas y el running

“Amigo” Salvador Sostres. No tienes arreglo. En su momento te lapidaste públicamente como ser humano con un artículo sobre Teresa Farriol, cuando lamentablemente falleció en Cavalls del Vent 2012. Entonces ya me dí cuenta de que clase de persona eras. Pero lejos de parar ahí, ahora sigues en tus trece de meterte en un terreno en el que no eres habitual, para tirar piedras a un colectivo (¿Te has dado cuenta de cuanta gente hace deporte?) que no solo por numeroso ya debería decirte algo, sino también por un tema de bienestar y salud física.

Para variar, dejas claro que lo tuyo es el comer. Solo hay que verte. ¿Cuanto hace que no corres ni para ir al baño? ¿Qué te han hecho los deportistas en alguna otra vida para que acumules tanta rabia “no contenida” contra ellos? ¿O tal vez es un ataque a una persona en concreto que “no sabe donde está el límite”? Sea lo que sea, lo más triste de todo es que no te das cuenta de que hacer deporte nos gusta.

sostres-arjam

Nos ayuda a generar esas endorfinas que comentas en tu artículo en “El Mundo”. Pero en una cosa te equivocas de lleno. No es lo único que nos genera esas endorfinas. Un beso de nuestra pareja, una buena cena con amigos, el nacimiento de un hijo, ya sea nuestro o de algún compañero que comparte esa felicidad con nosotros… incluso una buena película en el cine.

No todo es comer Salvador. Todos los que corremos o practicamos de manera habitual deporte (incluso nadar a braza), sabemos que además de hacerlo porque nos gusta, lo hacemos porque nos hace sentir bien. ¿Como te sientes después de nadar? (Si es verdad que nadas). ¿No te sientes mejor? Pues amigo, eso son las endorfinas…

Hablas de que busquemos placer en las iglesias. No voy a escribir nada al respecto. Que cada uno busque un enfoque a esa cuestión. Yo seguiré buscando el límite con mi grupo de running, el Morlacos Team, y espero que alguien se de cuenta de que generar la polémica que generas con tus artículos, no favorece al periódico que te da de comer. Dicen que las personas no cambian, y tu eres el ejemplo más claro. En tres años, lejos de humanizarte, sigues siendo el mismo.

ARTÍCULO DE SALVADOR SOSTRES EN “EL MUNDO” AYER LUNES

Anuncios

3 comentarios sobre “Carta abierta a Salvador Sostres: la endorfinas y el running

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s