Tocado, pero no hundido… Faltan 9 días…

Lo que me faltaba… Enfermo a 10 días del Extreme Man (9 cuando se publique esta entrada). Si de por sí ya se me antoja un reto importante por culpa de la maldita natación, y por la media maratón con el cansancio acumulado de la bici, solo me faltaba ponerme malo. Escalofríos, sudores, fiebre, falta de apetito, vómitos… Han sido dos días para olvidar. Mejor dicho, tres días y dos noches. Pero como todo lo malo se acaba, esta tarde ya me encontraba algo mejor y he decidido jugármela a una carta y salir a probar.

Entreno suave y corto, aunque aprovechando, entreno de transición. Salida cortita en bici (solo 24 kilómetros) y mini salida de running (solo 4 kilómetros) tras llegar a casa y cambiarme las zapas de la bici por las de running. Lo importante hoy no era la distancia. Era ver el daño de estos días, y ver como respondían las piernas al empezar a correr después de un rato sobre la bici.

Al salir del agua todo te da vueltas.
Al salir del agua todo te da vueltas.

A nivel “cambio de deporte” estoy contento. Los primeros pasos corriendo son extraños, por decirlo de alguna manera. Pero rápidamente se adaptan a la carrera. Otra cosa es que el ritmo sea el que tu quisieras… pero como vi en un vídeo el otro día, en un triatlón hay que utilizar la regla de “Las tres C”: Nada con calma, pedalea con cabeza y corre con cojones” Vamos, que correr, lo que se dice correr, lo vas a hacer al límite de tus fuerzas. En lugar de cojones podría haber puesto corazón, pero vamos… que lo primero que se me viene a la cabeza al pensar en la prueba no es corazón.

Y es que sales cansado del agua. Cansado y mareado. Solo tenéis que ver como salen del agua en los vídeos. Sobre todo los que pasan más tiempo. El sentido del equilibrio se trastoca durante unos pocos segundos, durante unos pocos pasos. El recorrido desde la orilla hasta la zona de transición para recoger la bici ayuda a ponerlo todo en su sitio.

Entre que sales del agua y te subes a la bici, toca recuperar el equilibrio.
Entre que sales del agua y te subes a la bici, toca recuperar el equilibrio.

Luego a pedalear. En este caso serán al menos unas 3 horas. Y eso contando que pueda mantener un ritmo de unos 30km/h. Pero vaya, que no llegaré a correr como una rosa. Llegaré cansado y bastante más que hoy. No importará para nada el ritmo, ni si ahora mi tiempo en una media es inferior a 1h45m. El domingo 11 dará igual cual sea mi mejor tiempo. Lo que realmente importará serán las sensaciones. Lo malo es que hoy no había fuerza en las piernas. Supongo que mi alimentación ni mi musculatura estaba preparada todavía para entrenar.

Objetivo para estos días previos: recuperar fuerzas, visualizar la carrera, y entrenar poquito, lo justo para mantener sensaciones y no fallar el domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s