Triángulo ciclista…

-¿Te pasa algo conmigo? -dijo ella.
-Claro que no. ¿Por qué lo dices? -contesté. No entendía la pregunta, pero estaba seguro de que sabía por donde iban los tiros. Desde el pasado verano, nuestra relación no había sido la misma, y pasaba más tiempo con una amiga que con ella. Y ella se acabó dando cuenta.

Al pasar a su lado esta mañana, me miró con los pedales tristes. En el fondo tenía razón. Estaba mimando mucho mas a SCOTT que a ella. Si con SCOTT había hecho en poco más de un mes casi 400 kilómetros, con CONNOR no llegaba ni a 50.

SCOTT
SCOTT

-Es casualidad CONNOR. Ahora viene una época del año en la que seguro que nos veremos más, y que dejaré de lado a SCOTT.
-No me mientas -dijo CONNOR bajando su manillar dolida. -Se que saldrás a correr, y que yo me quedaré en casa, en esta habitación, acumulando polvo. Hasta le has comprado a ella una mochila para los geles y las llaves. ¿Y a mi? ¿Por qué a mi no? ¿Por qué no has comprado dos?

Tenía razón de nuevo. Lo peor es que ni lo pensé. Había comprado en WIGGLE una bolsa para la barra superior, para poder meter las barritas, los geles, las llaves, el móvil. También un segundo portabidones, ya que las tiradas con SCOTT se iban alargando cada vez más, llegando alguna a sobrepasar los 100 kilómetros, mientras que con CONNOR no hacía mas de 20 kilómetros.

CONNOR
CONNOR

-Mira. Ahora saldremos por las tardes, cuando vuelva de trabajar. Te compraré una luz trasera y otra de LED para el manillar. Además, hoy mismo te he puesto el soporte para el GPS en la tija.
-Porque lo necesitabas poner Jose -y tenía otra vez razón. Podía haber usado el soporte tal y como estaba, en el manillar, pero el GARMIN EDGE 800 quedaba ligeramente inclinado, y preferí cambiarlo a la tija para poder llevarlo recto. Llamadme maniático…
-Te prometo al menos 30 kilómetros semanales de ahora en adelante -dije yo para ver si conseguía zanjar el tema.
-¿30 kilómetros? ¿De verdad?
-De verdad -dije yo. No sabía aún como lo conseguiría. La semana siguiente empezaba a entrenar la natación, y entre el running, la piscina y SCOTT no encontraba tiempo para dedicarle a CONNOR. Aún así, aunque fuera a base de sacrificar descanso, cumpliría mi promesa.

CONTINUARÁ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s