Crónica Correboc 2013 (31km) por Little Sensei

Tras colgar la crónica del pasado domingo de la distancia corta de la CORREBOCS (15km), os dejo la visión personal que tuvo de la versión “extendida” nuestro trail runner Artur Moya, más conocido dentro del team como Little Sensei, ya que es el hijo de nuestro Sensei Albert Moya. Además de ser el junior del equipo, es el tio mas tranquilo y callado que conozco, al menos hasta que dan la salida… por que una vez se pone a correr, de tranquilo no tiene nada… Disfrutarla:

6:15 de la mañana del domingo. Me despierto nervioso y con muy buenas sensaciones. Sensei (mi padre) y yo salimos rumbo al Ordal, población situada a unos 30 kilómetros de Barcelona aproximadamente. Llegamos allí a las 7:25 horas, y ya nos hacen aparcar en la parte alta del pueblo, donde nos encontramos con Pere y bajamos juntos hacia la zona de salida. Mientras bajamos, nos encontramos a Cesar empezando a calentar, lo saludamos y seguimos. Al llegar a la zona de la salida vemos a Ivan y a Jose Luis, que llevan allí desde antes que la gente de la organización, y han aparcado al lado de la salida, así que aprovechamos para dejar los bártulos en sus coches.

Little Sensei en su llegada a meta
Little Sensei en su llegada a meta

8:30 horas. Estamos todos en la linea de salida: Jose Luis, Miguel Angel, Ivan, Pere, Sensei, Cesar y yo… Nos saludamos, nos abrazamos, intentamos sacar los nervios gritando y chocando los unos contra los otros.

Empieza la cuenta atras… 10, 9, 8, 7… 3, 2, 1… YA!!!

Salimos a buen ritmo, y ya nos separamos. Cesar desaparece, Ivan y Pere salen juntos, y yo también me fugo. Empieza mi carrera en solitario. Empiezo fuerte, pero con cabeza, pensando y recordando lo que me ocurrió en la última carrera. Empezamos con una fuerte subida, hasta el kilómetro 2, donde llanea un poquito. El paisaje es muy bonito, el ambiente lo acompaña, y me siento muy bien. Así hasta aproximadamente el kilómetro 8…

En este punto empieza una subida interminable, que acabará en el kilómetro 12, alcanzando la cima después de una subida muy técnica y bonita. En la cima nos esperan dos banderas ondeando (la Senyera y la Estelada) que nos dan un poco mas de fuerza para seguir. Allí empezamos a bajar hasta el kilometro 15. La bajada es muy divertida, con senderos bastante técnicos hasta antes de llegar al pueblo. En este punto nos separan: los de 15km a la derecha para entrar en meta, y los de 31 a la izquierda para continuar con nuestra odisea. Pase por el 15 en 1h40m, y tirando del optimismo que me caracteriza, hice cálculos y pensé: “Va…! En 3 horas lo tengo listo…!” ME EQUIVOQUE!!!

Llego al 15 con mucha fuerza, con muchas ganas de empezar a tirar fuerte. Llevaba reservándome para no pinchar, pero soy consciente de que queda bastante tiempo, y pienso en el “roadbook” que prepara mi padre en cada carrera. Sabía que del 20-25 mas o menos, había una subida muy fuerte. A pesar de ello decido tirar, pero reservando para después de la subida. El el kilómetro 20 voy pero que muy, muy bien, y quiero tirar, pero me encuentro con una subida de las llamadas “rompepiernas”

Empiezo la ascensión, manos en las rodillas, cabeza abajo y fuerte arriba! Tuve algún amago de mis queridas rampas, pero solo fueron amagos… Una vez en lo mas alto, me encuentro un pequeño sendero que desciende un poco. Mi reloj marca 23,5 kilómetros, mi cabeza funcionaba, físicamente estaba muy bien, y llegaba el momento de sacar todo lo que me había estado reservando, y así homenajear a Pere PISACADAVERES…

Entrada en meta de Pere PISACADAVERES...
Entrada en meta de Pere PISACADAVERES…

Tras la bajada, en el kilómetro 24,5 otra subida del 20% interminable. Empiezo a sumar kilómetros mentalmente para encontrar alguna manera de llegar al kilómetro 31… Imposible!!! Voy totalmente enrampado… (Cuadriceps, isquios, gemelos, piramidales…) Empiezo a caminar, pasitos cortos y llego arriba. Solo queda bajar un poco. Una bajada muy buena para correr… si puedes… Las rampas me lo impiden.

Me para, estiro un poco y me pasan tres o cuatro runners que me aconsejan que camine y poco a poco trotar… Así lo hago. Empiezo a correr de nuevo, muy, muy lento, pero corriendo al fin y al cabo. Me queda muy poco. Oigo el murmullo del pueblo y me cruzo con un motorista que me indica que faltan solo 800 metros para la llegada. Me vengo arriba y empiezo a correr. Entro en el pueblo, linea de meta y allí estaban gritándome Cesar, y sobre todo, el mas especial, Sensei, mi padre. Es la primera vez que me recibía en una carrera. Miro el reloj… 3h 56m!!!

Una vez allí lo mejor de la carrera, estirar con los compañeros, aplaudir y animar a los que van llegando y esperar al resto de team. Pere llegó en 4h10m, Ivan un poco después. Lo importante es que todos superamos con creces el pequeño examen antes de la MTBCN del próximo día 27.

Además de las llegadas de todos los Morlacos, quiero resaltar la gran decisión que tomó nuestro Sensei, que encontrándose mal después de una semana muy dura, decidió dejar de sentir la endorfina en su cuerpo después de una duro y largo sufrimiento retirándose en el kilómetro 15. Cualquier otro del equipo hubiéramos continuado, pero el supo frenar y reservarse para nuestro gran objetivo.

Para acabar, quiero felicitar a toda la organización de la carrera, ya que los voluntarios estaban muy bien colocados, todos te animaban. Tanto los avituallamientos, como el bocata final de butifarra, como los cafés antes de la salida estuvieron muy acertados, ademas del ambiente tan familiar que se respira en este tipo de carreras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s