Crónica Puigsacalm Extrem Mountain Marathon by Ivan Contreras

Como os anunciábamos ayer tarde, aquí os dejamos la crónica de la carrera según Ivan Contreras. Una cursa muy dura por las condiciones del terreno, a consecuencia de la lluvia de este fin de semana.

“21/10/12 Puigsacalm EXTREM (25km)”

Creíamos saber donde nos metíamos, acabábamos de hacer las X Ermites (50km), y pensamos que pese a los 1500m de desnivel positivo , podríamos hacer esta bien… (Primer error…) Parte del equipo ya pasamos el día anterior en la zona con nuestras parejas, que nos sufren y nos aguantan. Se había pasado todo el día lloviendo. Imaginad como estarían los caminos… Por la tarde asistimos al briefing de la carrera, vemos la presentación y nos entra el subidón de adrenalina. Va a ser guapísima!!! Como diría Jose, “SERA ÉPICA!!!” Los paisajes son increíbles.

Se pasa toda la noche del sábado lloviendo. Un par de veces me despierto  y pienso en no correr. Creo que va a ser una locura… Lloviendo será demasiado!!!!

Por la mañana esos pensamientos se disipan y a la hora prevista estamos todo el equipo en las inmediaciones de la salida. Parece que no va a llover y por tanto no será tan dura (Segundo error).
Somos siete componentes del MORLACOS TEAM: Albert, Pere, Alex, Artur, David, Manu y un servidor. Falta Jose Luis, que pese a estar inscrito, no puede participar por lesión, aunque estará para vernos llegar y hacernos un book fotográfico digno de los mejores runners…
A las 9 en punto dan la salida. Los 3 primeros kilómetros llaneamos hasta meternos en materia y prácticamente hasta el kilómetro 5 aguantamos todos juntos. A partir de aquí yo ya me quedo, así que os contaré lo que yo viví.

Empieza la subida… Son solo 6 kilómetros de subida… jajajajaja, solo 6… Intento coger mi ritmo, mientras subimos por un torrente. Vamos de roca en roca, después de este tramo, llegamos a una parte de montaña mas abrupta. En teoría había un sendero que subía pero yo no lo vi. Era como subir por la ladera de un bosque todo enfangado. Había zonas en las que tenía que clavar las manos en el suelo para poder avanzar porque las bambas no me agarraban. Daba un paso hacia adelante y patinaba hacia atrás mas de lo que avanzaba. Acababa de empezar y parecía que llevaba 20 kilómetros en las piernas. Aquí tuve un momento clave de mi carrera… En uno de estos tramos tan complicados por la falta de agarre y el exceso de barro, patino hacia abajo unos metros y un par de runners “que pasaban por allí” me tuvieron que ayudar a subir. Por mi cabeza solo pasa un pensamiento… Voy a abandonar… Me lo planteo muy en serio, pero me asalta otra duda… ¿¿¿pero como abandono aquí???, ¿¿¿donde voy a ir??? Estoy en la mitad de un bosque espectacular, esta empezando a llover de nuevo… Es de locos… Tengo que continuar…

Pere y Artur a en su llegada a meta. Presente y futuro del Morlacos Team

Voy parando a cada poco rato para coger aire. Si, a coger aire… y eso que iba andando. Después de mucho tiempo de subir, no por distancia, sino por tiempo, y  llego al avituallamiento en mitad de la montaña. Allí esta David, recuperando fuerzas. Me espera  mientras recupero y como algo. Salimos los dos juntos alucinando con lo que llevamos recorrido, pero su ritmo es más rápido así que me vuelvo a quedar solo durante 15 minutos o  mas. Aquí llega el momento surrealista de esta carrera. Llegamos a una cola. Si, una cola… como una de esas que se montan en los supermercados!!! Habíamos llegado a la zona de “grimpada” y  nos juntábamos en ese punto con los héroes que hacían la carrera de 42 km. Fue un mal rato la espera. Corría aire, seguía lloviendo y pasamos mucho frío (Tercer error…) Hay que llevar un cortavientos o una camiseta térmica debajo. En la salida nos habíamos reído de Alex por que llevaba una debajo de la equipación, pero tal y como nos comentó después, en ese punto, mientras esperaba “su turno” para subir, lo agradeció.

La zona de hierros estuvo divertida la verdad, pero había que ir con mucho cuidado. Justo cuando voy hacer el primer impulso, me da un amago de tirón en un musculo que debe haber en la cintura y que no conocía. Mala señal, aun queda mucho por recorrer. Pensaba que con esta zona acababa la subida, (Cuarto error. Aun quedaba un rato).

En mi mente solo existía una idea, llegar arriba como fuera. “Después será bajada y será mas fácil” me repetía una y otra vez mentalmente… jajajaja…, este fue el quinto error y el más grave.

Llego a la cima del Puigsacalm, 1513 metros de altura.  En teoría empieza la bajada. tengo que ir con mucho cuidado ya que la pendiente es muy pronunciada. No veo las bambas de la cantidad de barro que llevo enganchado en ellas, y no tienen nada de agarre. Cuando digo nada, es literal. Bajo patinando como puedo, hasta que parece que entramos a una zona de campos de pasto para los animales, pero el sendero esta tan destrozado que no se puede ni correr. Ha pasado bastante gente por aquí y el camino esta totalmente encharcado de barro. No se como describirlo. Los pies patinan. Tanto, que no puedes relajar ni un segundo la musculatura de las piernas, ya que cuando piensas que el paso que has dado es bueno, tu pie decide ir 30 centímetros mas hacia el lateral y te obliga a corregir la trayectoria como puedes. Llego a otro trozo de subida y seguimos igual. Un paso para arriba y dos para atrás. El desgaste en las piernas es increíble, y mentalmente también. Esta siendo muy duro.

El Morlacos Team después de la cursa. Falta Alex, el crack del equipo en el día de ayer.

Empezamos a bajar de nuevo, pero esta vez supera todo lo que había visto hasta ahora. Si nos parecía increíble las subidas, el barro, los hierros, las caídas y demás, lo de ahora ya era para pararse en seco y buscar con la mirada la cámara que nos grababa… Seguro que debía haber alguna. Era digno de “Humor Amarillo”… La bajada era tan pronunciada y tenía tanto barro que habían colocado cuerdas para podernos agarrar. En este momento pasé miedo de verdad. Definitivamente no soy capaz de describir la sensación vivida. Tenía que bajar por allí si o si. Me sentí como un bebe intentando caminar… A todo esto me pasaban runners que bajaban sin agarrarse a las cuerdas… que locura, vaya maquinas!!!!! Por cierto, a uno lo tuve que parar, porque sino llega abajo antes que nadie…

Este tramo seria de 200 o 300 metros, aunque para ser sincero, me parecieron kilómetros. Después ya no había cuerdas pero vamos, tampoco habrían estado de mas. Me caí dos o tres veces más con la suerte de caer en blando.
La verdad, ya me daba todo igual… Solo quería llegar sano y salvo, y ya me parecía toda una hazaña. El tiempo empleado, simplemente me daba igual.

Atravesé un sinfín de laderas enfangadas, me cruce con la vaca más grande del mundo, entre en un bosque con unos árboles increíblemente altos, espectacular. Un controlador de la organización que me dice “Vamos, que solo quedan 5km y todo bajada…” ¡¡¡¡cabroncete!!!! 😉

Intentaba correr cuando se podía, parecía que las piernas aun respondían. Así llegué a una pista ancha. Digo pista pero tal vez sería más adecuado decir río de barro. Metía los pies hasta la mitad de la tibia, y no había escapatoria. En ese punto me pasan un par de runners e intento seguirlos y parece que puedo. Me auto animo. Pienso esta hecho, sexto error!!!

Así estaban los mejores tramos de la Puigsacalm…

Cuando me faltan 100 metros para llegar al último avituallamiento resbalo y caigo de culo, ummmhhh putada, no puedo levantarme!!!!! Se me han montado los abductores. Estoy sentado intentando relajarlos durante 5 min, hasta que pasan otros compañeros y les pido que me ayuden a levantarme. Me preguntan si puedo continuar, “claro que si” les digo. Después uno de ellos me presta unos palos. Le estaré eternamente agradecido. Llego al avituallamiento, pregunto cuánto falta y me dicen que de 4 a 6km, ¿¿¿como???? ¡¡Si me dijeron 5 arriba y llevo más de 20 minutos bajando corriendo!! Bajón moral importante del que intento recuperarme.

Con los palos es otra historia, las piernas parece que descansan, pero aun no había acabado todo. Quedaba la última bajada… Joder, que suplicio!! Los palos me ayudan e incluso puedo volver a correr un trozo. Por fin llego al último avituallamiento. Queda 1,5km, cojo fuerzas y lo hago corriendo, bueno trotando diría yo.

Llego a la meta como puedo. ¡¡¡¡Lo he conseguido!!!! (al final un tiempo de 5h50m aprox) Esta todo el equipo esperándome. Ellos ya hacen un rato que han llegado, el primero Alex (4,30h) y a partir de ahí el resto. Verlos a ellos y a Lara me da un subidón (ella ha sufrido porque sabía que no estaba muy fino y ver que no llegaba le preocupaba) ,Además ha venido Jose con Montse para apoyarnos, ya estamos casi todos, solo falta Albert que llega en un rato.

Intento encontrar al compañero que me ha dejado los palos porque con la emoción no recordaba su cara. Al final lo encuentro y se lo agradezco enormemente. Aquí esta la foto con el… ¡¡¡GRACIAS TIO!!!

Mi salvador… Gracias por dejarme los palos para acabar. No se tu nombre, pero simplemente gracias!!!!

Reflexiones: Increíble, espectacular. Ha que estar muy loco para hacer lo que hicieron todos los participantes de esta carrera, y sobre todo, el MORLACOS TEAM. Que grande lo que estamos construyendo!!! Ha sido genial!!!
Espero que solo sea la primera de muchas, GRACIAS A TODOS!!!

También mención especial a Lara, Elena y Fina, por su apoyo incondicional y por los ratos divertidos, que han sido muchos, que hemos compartido este fin de semana.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s