Si te duele, deja de correr… o pararás más tiempo…

Parar a tiempo, sinónimo de una recuperación más rápida

Hace ya más de una semana me torcí el tobillo derecho bajando por una riera de las que solemos hacer en los entrenos de montaña. Un “corriol” por el que bajamos prácticamente cada semana. Además, en el momento más “relajado” del entreno. Tal vez por eso baje la guardia y tal vez por eso me hice el esguince. El dolor fue muy intenso. Como nunca. Me he hecho incontables esguinces en ambos tobillos, pero nunca me había dolido tanto. Os diría que incluso vi como un chispazo. Pensaba que me lo había roto.

timthumb

Continué bajando ayudado por Pere y Roger hasta que llegamos a la pista plana. De ahí al coche solo quedaban unos 800 metros en los que troté como pude antes de que comenzara a inflamarse. Al llegar a casa ya lo tenía como una pelota de tenis. Hielo, Ibuprofeno y una pomada para rebajar un poco la inflamación. Pero la imagen al día siguiente fue peor, ya que había aparecido el derrame y ocupaba toda la longitud del pie, desde el talón hasta los dedos y además en ambos lados del pie.

Más hielo, más antinflamatorio, más pomada… y fisio, que me fue genial. Pero como todos, hay ganas de salir a correr. Hay ganas de entrenar. Además, el sábado de la semana pasada tenía la Gran Fondo Tarragona y no sabía si podría hacerla.

Pero vayamos al grano. Correr con molestias o no correr. ¿Qué debemos hacer? La respuesta es sencilla. Hay que parar. No podemos forzar el tobillo en un deporte que implica un impacto tan repetitivo. Acabaríamos haciendo que ese dolor o molestia se convirtiera en crónico, además de que los ligamentos que se hayan distendido no se recuperarían completamente. En la visita al traumatólogo pregunté si podría hacer bici para no estar parado al 100% y me dijo que si. ¡¡Mi salvación!!

shutterstock_103382999

Con la bici no sufre la articulación. Es una alternativa válida para mantener la forma física, aunque no sea lo mismo que correr. Si tienes molestias no corras. Ese pequeño dolor que tienes ahora, se acabará fijando y lo único que harás será pisar mal de forma inconsciente para que no te duela, y aparecerán otras molestias.

Es mejor parar durante una o dos semanas, que después estar totalmente en el dique seco durante tres o cuatro meses. Yo ya lo viví hace un par de años, cuando me hice un esguince en el mismo tobillo que esta vez y precipité el retorno a los entrenamientos. Una pisada incorrecta derivó en una fascitis plantar y ambas lesiones juntas supusieron 4 meses casi de inactividad.

Si con este artículo consigo que todos los que buscáis en Google “correr con dolor en el tobillo” o “por correr me duele el tobillo” seáis conscientes de la importancia de recuperarse bien antes de empezar a correr de nuevo, ya me daré por satisfecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s